"Voy a seguir un año más como presidente del Arroyo"

Juan Bermejo decide quedarse y encabezar el proyecto en Segunda B

La directiva del Arroyo C.P junto a Juan Bermejo. A.J.N
SEGUNDA

Ayer, a las 21.00 horas tuvo lugar en el Corral de Comedias la asamblea del Club del Arroyo en la que estuvieron presentes la directiva, socios y aficionados del equipo arroyano.

Más de 200 personas asistieron a la reunión en la que se decidió el futuro del equipo de Segunda B.

Juan Bermejo, presidente del Arroyo C.P, decidió unos minutos antes de terminar la asamblea que seguirá al frente del Club como presidente durante un año más.

El acto comenzó con la lectura del acta anterior por parte de José Antonio Bermejo, y siguió con el balance de cuentas del curso 2011-2012. Tanto los gastos como los ingresos cuadran perfectamente siendo de 422.000 euros.

Una vez terminada la lectura, Juan Bermejo, emprendió a leer el informe del balance de la temporada en el que constató sus compromisos como presidente.

Bermejo hace cuatro años prometió ascender como equipo, intentar aumentar el número de socios, no subir las cuotas, dedicarse expresamente al club, intentar ascender a Segunda B y sobre todo no dejar deudas pendientes. Todo ello lo ha cumplido a rajatabla y afirma que está muy tranquilo por todo lo que ha hecho y conseguido entre todos.

"No tengo ilusión, no me encuentro a gusto" . Esas son las palabras que expresa el presidente para explicar a todos los presentes que no quiere seguir y no tiene fuerzas.

Juan Bermejo, durante meses ha sido insultado, amenazado e incluso ha sufrido daños. Estas son algunas de las razones por las que no quiere seguir estando al frente de equipo. Pero todos estaban con él. Aplausos, cumplidos y 500 firmas ayudaron al presidente a tomar la gran decisión.

La primera misión del presidente será la  renovación de Juan Marrero al frente del banquillo por la buena relación que les une. "Ya he quedado para comer con él a las 14.30 horas de hoy y no tardará mucho en sellar el pacto"

La localidad tenía un enorme miedo de que el sueño del ascenso se diluyera por el adiós del máximo dirigente, pero la vuelca de tuerca de Bermejo implica la vigencia absoluta de esta aspiración. Al menos un año más.