Hasta el noventa todo es fútbol

El Arroyo gana in extremis al Écija con un gol de Abel Buades en una jugada de estrategia

La disputa fue la norma ayer en el campo del Arroyo. :: LORENZO CORDERO
SEGUNDA

Los partidos no acaban hasta que el árbitro pita el final. Una obviedad que los entrenadores no se cansan de repetir en sus casetas, sí, pero una verdad como un puño que se da cada jornada en los campos de fútbol. Ayer le tocó al Municipal de Arroyo de la Luz. Su equipo supo mantener la concentración hasta el final y, con un gol a balón parado de Abel Buades en el minuto 87, se llevó los tres puntos de un duelo disputadísimo ante el Écija que todo invitaba a pensar iba a acabar en un empate sin goles.


Y fue precisamente el Arroyoel que empezó dominando. En el minuto 2, a la salida de un córner, Edu Espada a punto estuvo de marcar de cabeza en la primera ocasión del partido. La respuesta llegó en el minuto 5, Coco intentaba un lanzamiento muy lejano que se fue por encima del larguero. Seguía el peligro del Écija en el minuto 10, con un lanzamiento de Blanco que puso en apuros a Saavedra, que detuvo en una fenomenal estirada.


El Arroyo se iba estirando poco a poco, pero sin crear peligro efectivo. Edu Espada sería el hombre más activo, quien tuvo la ocasión en el punto de penalti, lanzó pero Óscar envió a córner en un fenomenal cabezazo de Sergio Castillo que picaba el balón en exceso, yéndose el balón por encima del travesaño.


En el minuto 23, nuevo contraataque visitante. Fue Pizarraya quien no acertó a controlar. Tras un mal control disparó y detuvo el meta local. A la media hora, los dos equipos se iban midiendo. ¿Resultado? Igualdad de ocasiones y cero goles. Juanje lo intentó en el minuto 33 en una falta muy lejana, pero detuvo con una nueva palomita Saavedra. La respuesta fue rapidísima. Al minuto siguiente, Edu Espada lo volvió a intentar, pero el balón se fue a córner. El partido se convirtió en un toma y daca, y en el minuto 35 fue Plazas quien se marchó de su defensa, ajustó el balón, pero por fuera del palo derecho. Y en el minuto 43, cuando moría la primera parte, en la mejor oportunidad al saque de un córner, el balón fue sacado por el meta astigitano Ramón, que metió la mano cuando se introducía por la escuadra. Así se llegó al descanso, con el 0-0 en el marcador.
Tras el descanso, lo mismo


Tras el paso por vestuarios, la segunda mitad comenzaría igual que terminó la primera, con intensidad en los dos equipos, intentando buscar y poner el marcador a su favor. Ya en el minuto 47 Edu Espadas fue el primero en avisar. Ramón tuvo que mandar a córner y en ese minuto fue el Écija el que puso en problemas a Saavedra, merced a un disparo de Plata muy lejano, donde el meta local tuvo que atajar en dos tiempos. En el minuto 51 llegó la ocasión para Carlitos, que subió por la banda derecha, poniendo el peligro en un centro al segundo palo que Toni acertó a pegarle, pero el balón salió muy flojo a las manos de Ramón. En el minuto 55, Pizarraya volvió a avisar al guardameta local, en un lanzamiento que no encontró portería por muy poco. Y volvió al contrataque el Arroyo. En el minuto 61, remató Edu Espada y volvió a detener Ramón.


Carlitos, en el minuto 78, no llegó a provechar un rechace defectuoso de la defensa cuando el balón se le iba a Astrain de los pies quedando muerto delante de la portería, pero el meta Ramón llegó antes que él. En el miunto 85, llegó una jugada que podría haber decidido el partido en afvor del Écija. El árbitro decretó cesión al portero y libre directo en el mismo punto de penalti. Migue lanzó incomprensiblemente por encima del larguero.
No aprovechó esa ocasión el Écija y lo pagó. En el minuto 86, Chirri, de cabeza, puso en apuros a Ramón. Y cuando parecía que el partido moría, en el minuto 87, una falta en principio sin peligro, muy lejana, la botó Toni y Abel Buades, de cabeza, consiguió marcar el único gol que a la postre valdría los tres puntos para el Arroyo.