Juan Bermejo: "Dejadme que lo piense, nunca haré nada malo para el equipo"

El emotivo homenaje que le regaló anoche Arroyo de la Luz obliga al presidente del Arroyo a convertir un "no seguiré" en un "me lo pensaré"

Juan Bermejo junto a su mujer y organizadores del acto. ANA JAVATO

Ayer desde las 20.30 horas el Corral de Comedias se llenó de aficionados y seguidores del Arroyo CP y su presidente Juan Bermejo.

El Frente arroyano, ayuntamiento, socios y el club organizaron un acto para reconocer el trabajo del presidente, Juan Bermejo, que ha llevado hasta Segunda B a un equipo de fútbol de un pueblo de 6.500 habitantes.

Durante el acto, lo más escuchado eran los gritos de los aficionados "Presidente, quédate; presidente quédate". Comenzó el alcalde, Santos Jorna con una serie de fotografías en la que recordaba emotivamente el paso de Juan por su club y sin dejar de resaltar la personalidad educada y generosidad que le caracteriza al presidente.

El presidente de la peña Frente Arroyano, Raúl Bonilla, el secretario del club, "Pelle", en nombre de toda la directiva, un jugador del equipo, Abel Buades y el entrenador de voleibol del Extremadura Arroyo, Adolfo Gomez, subieron a dedicarles unas palabras de agradecimiento tanto para Juan Bermejo y a su familia por el logro y sacrificio de haber cumplido todo a raja tabla. Todos coincidieron con una misma frase, "presidente, quédate". Ninguno terminó su discurso sin pedirle al presidente que se lo pensara "ya que hay mucho futuro por delante".

El alcalde, comunicó que el ayuntamiento arroyano ha solicitado para Juan Bermejo la 'Tenca de Oro', un galardón que concede la comarca de Tajo-Salor.

 "Somos la envidia de todos los equipos de Segunda B en toda España", afirma Abel Buades, un jugador querido por todos que reconoce que nunca le han tratado en ningún sitio como en Arroyo de la Luz a lo largo de su carrera futbolística.

La mujer del presidente, Teo, también subió por petición de los organizadores. Le regalaron un gran ramo de rosas y le agradecieron igualmente el esfuerzo y dedicación al club. Juan Bermejo, emocionado, expresó su amor y pasión por el pueblo de Arroyo de la Luz y dejo claro que nunca hará nada malo por su pueblo y su equipo.

El pueblo de Arroyo ha convertido un 'no' rotundo en un 'quizás'. Las muestras de cariño y gratitud de Juan Marrero y los futbolistas de la última plantilla, la permanencia en su primer año en la categoría y los buenos momentos de la temporada pueden ayudar a que el próximo proyecto del Arroyo continúe siendo de Segunda B. Eso es lo que quieren, al menos, el Frente Arroyano y el alcalde Santos Jorna, impulsores del homenaje que emocionaron una vez más al todavía presente del Arroyo. 'Todavía' hasta la próxima asamblea de socios, donde comunicará si continuará o lo dejará. Toca ahora convencer a su familia. Lo que está claro es que el Arroyo le necesita.