«El campo va a ser un factor clave»

Gala Clemente y Abel Buades sostienen una camiseta del Arroyo CP ante representantes del Arroyo CP y el Extremadura Arroyo. :: LORENZO
SEGUNDA B

El técnico del Arroyo apuesta por que el partido se jugará esté como esté el terreno, aunque insiste en lo primero es proteger de lesiones a los futbolistas. Lamenta la mala imagen que se va a dar por televisión al jugar el derbi en El Cuartillo.

No quiere utilizarlo como excusa en caso de derrota, pero Juan Marrero tiene claro que el terreno de juego va a marcar de forma decisiva el devenir del derbi provincial entre CP Cacereño y Arroyo CP de este domingo en El Cuartillo (12.00 horas, Canal Extremadura TV). «Llegamos bien, pero sabiendo que habrá que meterle mucha intensidad porque el campo va a ser un factor clave y habrá que adaptarse cuanto antes», afirmó ayer el técnico tras participar en Cáceres en un acto de promoción de Arroyo de la Luz a través de su deporte.

«Tenemos el handicap de que no podemos entrenar en la situación real de lo que va a pasar, aunque por otra parte en el fútbol ¿quién no ha jugado en campos de ese estilo? No es excusa», reflexionó Marrero, que lleva toda la semana tratando de recrear en la medida de lo posible unas condiciones similares a las que pueden encontrarse en El Cuartillo. «Se intenta mojar el campo para que esté un poco más rápido, pero es que así tampoco es real, porque si al final hay barro no garantiza que deslice más. Eso sí podemos tener problemas en asimilarlo, si hay barro que se hunda mucho, porque lo vamos a notar a nivel muscular», avisó el entrenador, quien, como lleva haciendo desde hace días, insistió en que lo primordial debe ser garantizar que no haya excesivo riesgo de lesión para los futbolistas.

Sin más lluvia

En todo caso, él está convencido de que el encuentro no será aplazado, ya que al menos en las 48 horas previas las previsiones meteorológicas no dan lluvia. «Lo malo es la imagen de Extremadura que se va a dar en toda España», se lamentó.

«Yo no voy a poner como excusa el campo ni mucho menos, se juega donde se juega», recalcó Juan Marrero. «No creo que el resultado vaya a depender de la suerte aunque el terreno esté muy mal, sino de la intensidad, de que se juegue más en campo de uno o de otro, de no cometer errores en zonas en las que hay que jugar otro tipo de fútbol». Su filosofía en ese sentido es clara: «La suerte es para el que la busca, y lo que hay que hacer es coger los rechaces, defender fuerte las jugadas a balón parado y entrar como si fuese la última. Suerte no. Va a ser otro tipo de fútbol, quizás más antiguo, de hace 30 o 40 años, que por cierto a mí me encanta porque se le mete mucha intensidad y mucha pasión en el juego. La suerte es para la bonoloto».

No cree tampoco que al Cacereño vaya a afectarle su mal inicio en casa, con tres derrotas en los tres encuentros disputados en El Cuartillo. «Nosotros no contamos con la ansiedad de nadie, estamos en la séptima jornada y que ahora uno esté arriba y otro abajo es anecdótico. Si ellos han perdido los tres de casa nosotros hemos perdido los tres de fuera, y para mí es más cruel lo que nos ha pasado a nosotros en Granada y Cartagena, donde nos han remontado 0-3 y 0-2, que cualquier otra cosa». A su juicio «se necesita una mentalidad muy fuerte para seguir manteniendo el mismo método fuera de casa cuando te ocurre algo así dos veces seguidas».

«En el fútbol no se pierde el cuarto partido por haber perdido los tres anteriores, ni se gana el cuarto por haber ganado los tres anteriores. Esa relación en el fútbol no existe», puntualiza cuando se le recuerda la mala racha que lleva el Cacereño desde que se trasladó a jugar a El Cuartillo. «Nosotros sabemos que el Cacereño tiene una gran plantilla, buenísima para mi gusto, con jugadores que marcan la diferencia tipo Checa o Martins. Además sabemos que le van a meter mucha intensidad en el juego, y nosotros tenemos que meterle al menos la misma».

Son ya 19 los duelos regionales que el Cacereño lleva sin perder de forma consecutiva, un dato que, lejos de intimidar, motiva a Marrero. «Queremos romper la estadística de tantos derbis sin perder del Cacereño, porque nosotros vamos allí a ganar, no a empatar ni nada parecido. Otra cosa sería una falta de respeto hacia todo el pueblo de Arroyo». En la enfermería arroyana está únicamente Iban Espadas, puesto que Miguel Ángel Espinar obtuvo ayer el alta médica, aunque todavía necesitará tiempo para volver a coger el ritmo antes de jugar de nuevo, y será difícil que entre al menos en las dos próximas listas. José Gutiérrez es duda y también Dani Peralta, con un proceso gripal. Juanfran no tendrá problemas para llegar pese al golpe en la cabeza que sufrió en el último partido.

Ángel Marcos, posible baja

Una posible baja de última hora para el derbi es la de Ángel Marcos. En principio y por consejo médico, el entrenador del Cacereño deberá guardar reposo el domingo debido a que ha sufrido una pequeña trombosis en una pierna, de la que, según el club, ya está recuperado. Este ligero contratiempo ha motivado que la rueda de prensa de hoy la ofrezca su 'segundo', Aitor Bidaurrázaga.