El equipo de Marrero ofrece buena imagen en el Carranza, pero no puede ante el enorme acierto local

Abel Buades, capitán del Arroyo, trata de llevarse el balón ante el jugador del Cádiz Nafti. :: CATA ZAMBRANO
SEGUNDA B

El Arroyo se vino de vacío esta jornada al perder por 3-1 en Cádiz, que tuvo más pegada que su rival para alzarse con los tres puntos. El control del balón de todo el partido no sirvió para traer algo positivo. Este resultado supone la quinta derrota de los de Juan Marrero de cinco visitas posibles esta temporada.

El conjunto extremeño tuvo la posesión en los primeros minutos pero sin llegar a inquietar la meta de Alejandro. Los amarillos vieron que el Arroyo jugaba con las líneas adelantadas y aprovecharon la situación para desarrollar su mejor juego. De esta forma llegaron las ocasiones para los gaditanos. A los siete minutos Juan Villar se coló en el interior en el área con el balón controlado pero no acertó a rematar. En la siguiente acción el mismo protagonista se plantó ante Juanma y disparó fuerte y raso con respuesta del meta desviando el esférico.

Las líneas adelantadas del conjunto cacereño propiciaron que los locales se encomendaran al contragolpe. Los de Juan Marrero dispusieron de una oportunidad muy clara al rematar Willy de cabeza y responder Alejandro sobre la misma línea de gol. En un saque de esquina, y cuando el cronómetro marcaba el minuto 20, un rechace de la defensa era controlado en banda derecha por Perico, que perfiló su pierna buena y lanzó un disparo buscando la escuadra. Juanma respondió mandando a córner cuando el balón ya se colaba.

La sombra del gol rondaba sobre la portería visitante cuando Iván Cabrera inició una jugada en el centro del campo, se machó hacia el área y buscó a Juan Villar que siguió la acción para empujar el balón al fondo de la red. El gol a favor de los gaditanos no supuso variación táctica alguna. El partido no cambió y el peso del juego lo siguieron llevando los locales. Así iba a llegar el segundo gol local, un calco del primero. Jugada de Iván Cabrera, pase a Juan Villar en el interior del área que ante la salida de Juanma anotaba el segundo gol de la tarde.

En la recta final de la primera mitad los visitantes lo intentaron en un disparo acrobático de Willy que Alejandro mandó a saque de esquina. En estos últimos compases los visitantes pusieron cerco al área local y botaron tres saques de esquina consecutivos. En el rechace del último Ruano desde la frontal puso a prueba al meta del Cádiz que desvió con muchos apuros al lateral.

Ovación a Bezares y penalti

El comienzo de la segunda parte trajo el primer cambio en el Arroyo, al mismo tiempo que el Ramón de Carranza rompía en una sonora ovación al entrar en el campo Bezares. La afición no olvidó a su icono amarillo. Fue la única variante con respecto a los primeros 45 minutos. Los discípulos seguían con las líneas adelantadas y presionando la salida del balón. Los ajedrezados tuvieron más presencia en área cadista, pero a su vez se mostraron más imprecisos en las hilvanaciones sin llegar a crear peligro.

Con el paso de los minutos, el conjunto extremeño empezaba a creer en sus posibilidades insistiendo en el control del encuentro. En estos momentos del lance, llegaba la jugada clave. Jorge Luque derribaba en el área a Santi Polo indicando el colegiado la pena máxima. El penalti, en el minuto 64, fue lanzado por Ruano buscando la base del palo derecho pero Alejandro estuvo más listo deteniendo la pena máxima.

Sin embargo, la contra volvió a funcionar en los andaluces que conseguían, acto seguido, el tercer gol. En una jugada de tres toques permitía a Cabrera enviar el balón al fondo de la meta. Por su parte, el fallo del lanzamiento no condicionó el juego del Arroyo, que siguió con el dominio. Por lo que el trabajo y la insistencia tuvieron premio en el 75. Jugada iniciada por la derecha, cambio de dirección y Juanfran disparaba cruzado para acortar diferencias.

El mismo delantero puso a prueba, a continuación, al portero anfitrión pero el resultado fue diferente. El Cádiz regaló todo el campo y se dedicó a sorprender. Airam metía al espacio pero Kike López falló en la definición.