El José Pache acoge al Arroyo

Cristian Escudero será el sustituto de Mario Villoria en la portería blanquiazul hasta el final de temporada

SEGUNDA B

Desde que perdió en La Roda hace un mes, José Francisco Grao 'Pato' lleva buscando campos de césped natural en las proximidades de Arroyo para que sus jugadores consigan aclimatarse a este tipo de superficie. «Porque la salvación pasa por puntuar fuera de casa, y si no nos acostumbramos a jugar en césped natural porque entrenamos todo los días en una superficie sintética, la salvación se va a complicar», justifica el técnico blanquiazul. Esta semana, por fin, se ha topado Pato con un alma caritativa. Pero para eso han tenido que recorrer 260 kilómetros y echar dos horas y media en la carretera: el Arroyo se ejercitó en la mañana de ayer en el estadio José Pache de Badajoz, feudo del Cerro de Reyes. «Merece la pena hacer el esfuerzo porque necesitamos adaptarnos a esta superficie para los seis partidos que nos quedan lejos de Arroyo. Pondremos todo los medios, dentro de nuestras posibilidades, para intentar que los jugadores estén lo más cercano posible a lo que se van a encontrar el domingo», apunta Pato, consciente de que las dimensiones del Nuevo Mirador de Algeciras nada tienen que ver con las del José Pache. «Pero mejor en el José Pache que en nuestro campo. Nos vale también otras cosas. Por ejemplo, con el rocío estaba el campo muy rápido, y eso nos ayuda a la hora de adaptarnos a los controles y al primer pase».

Ante la imposibilidad de pisar el Príncipe Felipe, el Arroyo tanteó campos de césped natural más cercanos que el José Pache, pero las lluvias aconsejaron a sus propietarios a relegar la petición para más adelante. Cuando el Arroyo juegue de local, la plantilla se ejercitará durante toda la semana en su Municipal. Cuando lo hagan a domicilio, volverán a probar esta misma fórmula. Si el tiempo acompaña, dentro de dos semanas le podría tocar el turno al Municipal de Miajadas.

Cristian por Villoria

Pato ya tiene sustituto para Mario Villoria en su portería. Se trata de Cristian Agredano Escudero (El Carpio, Córdoba, 1989), cancerbero que estaba sin equipo desde que el Écija, donde ha militado en esta primera vuelta, decidió revolucionar su vestuario en el mercado de invierno y rescindió a media plantilla. A punto de fichar por el Cacereño hace apenas un par de semanas, finalmente recalará en Arroyo tras haber pasado por Granada 74, Caravaca, Lucena, Atlético de Madrid B, Pozoblanco y Écija, alternando la Tercera División andaluza con la Segunda B. «Soy un portero que va bien con los pies, ágil y agresivo y que por arriba voy a todas. Dentro de la normalidad de esta categoría», se define el propio jugador, que llegó ayer directamente a Badajoz y ya se ejercitó con el resto de sus compañeros. «Es un guardameta con buena planta y contrastado, que conoce la categoría. Y viene de jugar hace relativamente poco con el Écija (donde jugó siete partidos). Resultaba una temeridad quedarse con un sólo portero en nuestra situación, y más cuando Juanma Barrero tiene cuatro amarillas y está apercibido de sanción», valora Pato.