El Mérida espera al Arroyo

Si los arroyanos, que tienen hasta el 14 de julio para decidir, se inscribiesen en Tercera, su plaza de Segunda B le correspondería al Mérida

Daniel Martín junto a Juan Bermejo en el palco del Romano en 2012. :: hoy
DEPORTES

Aunque haya ejecutado ya algunos movimientos de cara a la próxima temporada, el Mérida ha decidido darse hasta cinco días para recapacitar su futuro. «A partir del viernes comenzaremos a pensar el nuevo proyecto de Tercera», suelta convencido el presidente, Daniel Martín. Ese proyecto, en Tercera, ya está requetepensado: a la espera de la decisión sobre la continuidad de Bernardo Plaza, no habría casi cambios en la plantilla. Dos o tres bajas por dos o tres fichajes. Y punto. «El 85% del bloque seguirá», asegura el mandatario emeritense. El caso es que no es seguro que el Mérida salga en Tercera la próxima temporada.

Explicamos por enésima vez: si el Arroyo se inscribe finalmente en Tercera, su plaza en Segunda B correspondería al Mérida, tanto por coeficiente como por territorialidad. La Federación Española se explica a través de su artículo 197 del reglamento: «La RFEF determinará la vacante con sujeción a los principios generales contenidos en el ordenamiento deportivo, es decir: el mejor derecho es para el equipo de categoría inferior que con mayor puntuación no hubiera obtenido el ascenso y, en su caso, el de territorialidad». El equipo con más puntos que no ha obtenido el ascenso es el Mérida, con 94 (incluso por coeficiente, al haber jugado esta temporada una liga de 21, el conjunto emeritense seguiría siendo el que más ha sumado en todos los grupos, tanto si le sumamos como si no los puntos obtenidos en fase de ascenso). No hay, por tanto, mucho debate.

Y las noticias que llegan desde Arroyo, hasta la fecha, son estas: «Es inviable salir en Segunda B, pero eso no quita que en la Asamblea se pudiera presentar algún socio con una propuesta, por eso hay que esperar. Pero esa plaza se va a quedar en Extremadura. Haría todo lo necesario para ello», ha declarado el ex presidente Juan Bermejo, también uno de los cuatro vicepresidentes de la actual Federación Extremeña. «Llevo semanas echando cuentas y, por muchas vueltas que le doy, las cuentas no cuadran para salir en Segunda B. Y si hacemos un proyecto modesto, bajaríamos... Y a la afición hay que darle un equipo con el que disfrute, porque si no sería un descalabro. Yo tengo ya un presupuesto por si salimos en Tercera para hacer un equipo modesto con el que mantenernos en la categoría», explicó la semana pasada el único candidato a la presidencia, Emilio Pajares.

El Arroyo tiene para decidirse hasta el 14 de julio, dos semanas antes de la celebración de la asamblea de la Federación Española. Ese día debería haberle notificado ya a la RFEF si se inscribe en Segunda B o Tercera. En el Mérida están al tanto de la situación, pero se niegan a hablar abiertamente de esa hipótesis. «Esa posibilidad está ahí, pero yo ahora no la veo. No queremos hacer especulaciones. Todo depende del Arroyo, y yo creo que saldrá en Segunda B», contesta Daniel Martín. La única posibilidad de que el Mérida no saliese la próxima temporada en Segunda B sería que el Arroyo se inscribiese en la categoría que se ha ganado en el campo... o que el Mérida renunciase a ese ascenso administrativo para salir en Tercera.

El proyecto emeritense en Segunda B sí sería diferente: modificaría en gran parte la plantilla actual y la continuidad de Bernardo Plaza sería complicada. »Yo estoy con fuerzas para seguir, pero soy un hombre de club. Si la directiva decide que continúe, continuaré; y si no, me iré como vine, sin hacer ruido». El Mérida estará por tanto en stand-by, al menos, hasta que el Arroyo decida sobre su futuro.