Firmas del acta ,21 de julio de 1936. (Archivo Municipal de Arroyo de la Luz)

86 años de un documento y unas firmas históricas

FRANCISCO JAVIER GARCÍA CARRERO Arroyo de la Luz

El 21 de julio de 2022 a las 21´30 horas tendrá lugar el 86 aniversario de la estampación de unas firmas históricas que son las que reproducimos en un documento de un valor histórico excepcional para la localidad de Arroyo de la Luz.

Aquel día 21 de julio de 1936 el ayuntamiento de la población fue ocupado por las fuerzas insurgentes que estaban realizando distintos actos de rebeliónque habían triunfado en una buena parte de la nación, y en casi la totalidad de la provincia cacereña. Un brigada de la Guardia Civil, acompañado del resto delos guardias civiles del Puesto del entonces Arroyo del Puerco, junto con numerosos falangistas locales, entró en el edificio del ayuntamiento y procedió a la destitución fulminante de toda la corporación local a cuyo frente se encontraba el entonces alcalde Medardo CerveraRomáriz.Un acto sin garantía jurídica alguna, pero que con el discurrir del tiempo, y por la fuerza de las armas, se convirtió en documento esencial para la vida de nuestros antepasados.

Todo concluyó con unas escasas formalidades, donde lo más significativo, además de estas firmas que recogemos en el documento histórico, fueron las palabras que llenas de cordura logró plasmar en aquel mismo documento el alcalde Cervera que iba a ser destituido por la fuerza. Con total dignidad señaló lo siguiente: «En mi nombre y en el de la Corporación que me he honrado en presidir. Habiendo obtenido sus cargos por un gobierno legalmente constituido y encontrándose la nación en estado revolucionario y no constándole de una manera fehaciente que la orden recibida del señor jefe de la Guardia Civil para que cesen en sus cargos tenga la fuerza de legalidad necesaria, lo acepto, como cosa de fuerza mayor, y contra mis deseos, y sin resistencia».

A continuación, se procedió a firmar el acta que presentamos que de izquierda a derecha y de arriba abajo tiene las siguientes estampaciones:

Emiliano Planchuelo Cortijo, un brigada de la Guardia Civil, nacido en Montánchez, que en ese instante era el delegado gubernativo de los rebeldes y el encargado de la destitución de todos los ayuntamientos republicanos en nuestra demarcación.

Medardo Cervera Romáriz, el alcalde de Arroyo desde el mes de febrero de ese mismo año. Aperador de carros que, concluido el proceso de estas firmas, fue detenido, encarcelado, apaleado, juzgado en un irregular consejo de guerra, acusado de un delito nunca cometido, condenado a pena de muerte y fusilado unos meses más tarde.

Nicolás Sánchez Asensio,fueel nuevo alcalde impuesto por los sublevados una vez concluido este acto. Farmacéutico de profesión era originario de Hervás. Contaba entonces con 35 años de edad.

Francisco González Toril, líder de los falangistas arroyanos. Tenía entonces 42 años. Aunque tampoco había nacido en la población, ya que era originario de Villaralto (Córdoba), será el alcalde de Arroyo durante buena parte de la guerra y la posterior posguerra (1937-1942).

Eufrasio Tato Sanguino, aunque declinó en este acto formar parte de la Comisión Gestora Provisional impuesta por los rebeldes, no tardó en incorporarse al ayuntamiento. Será el alcalde arroyano entre 1942 y 1949. Un puesto que conocía a la perfección porque había sido el máximo regidor en dos periodos anteriores de nuestra historia, durante la monarquía de Alfonso XIII y durante la II República.

Máximo Solano Medina, el último de los vocales que formará parte de esta Comisión Gestora. Estuvocomo concejal en activo durante la guerra y los primeros años de la dictadura franquista.

Gabino Gracia Marín, secretario del ayuntamiento y que oficializó el acto de rebelión. Su nombre adornó una de las calles arroyanasdurante buena parte de la dictadura y la democracia. Concretamente hasta noviembre de 2019, momento en que con la actual legislatura de Carlos Caro este espacio recuperó el nombre primitivo, «Calle Del Moral».