Foto de grupo en ambos edificios. / Cedida

Castañas y calabazas conviven en armonía en el CEIP Ntra.Sra. de la Luz

HOY ARROYO DE LA LUZ Arroyo de la Luz

En la mañana de ayer viernes, día 28 de octubre, se celebró, en el Colegio Público Nuestra Señora de la Luz, de Arroyo de la Luz, dos festividades que, envueltas por la magia de la emoción, conviven perfectamente. La iluminación de las calabazas y la lumbre de las barbacoas son el eje central sobre el que gira esta actividad que, tradicionalmente, se celebra en el centro. Desde los más pequeños hasta los mayores disfrutaron en todas y cada una de las actividades que se llevaron a cabo un año más.

En los días previos se percibe en el ambiente el nerviosismo propio de saber que se acerca el día y no es para menos, ya que preparar el disfraz, adornar el centro, aprenderse canciones, manualidades, y no hay que olvidarse de los ensayos de la coreografía que tienen que bailar todos juntos en el patio de ambos edificios escolares y, como no, la magnífica colección de escobas que este año las familias han decorado como elemento imprescindible para realizar la coreografía.

Mención aparte merecen las 'castañeras y los castañeros', voluntariosos y dispuestos siempre a colaborar para que los peques no pierdan la tradición del asado de esos frutos maravillosos que nos proporciona el otoño. Y además, como es un cole sano y apuesta por una alimentación saludable, estas familias de colaboradores junto a la AMPA, han preparado unas bandejas de frutas, mandarinas y plátanos, decorados como calabazas y fantasmas, y que estaban terroríficamente buenos.

También es tradición que la directora del cole, junto con unos ayudantes de sexto de primaria, visite todas las aulas para entregar un regalito a todo el alumnado que espera emocionado la sorpresa. Este año, la sorpresita ha sido un colgante con una calabaza de la suerte y que los casi trescientos alumnos y profesores han llevado puesto durante toda la jornada escolar.

Desde el cole quieren agradecer a todas las familias, a la Ampa, al Ayuntamiento y a Eduardo su colaboración, porque todos, cada uno en su faceta, suman para que la escuela sea un espacio dinámico en donde se experimentan sensaciones y emociones que revierten en el aprendizaje del alumnado. Con «truco y con trato» esta actividad ha sido de gran éxito educativo.