Borrar
Jinetes y amazonas han vuelto a recorrer a todo galope La Corredera. Cedida

La Corredera volvió a vibrar bajo los cascos de los caballos

Los arroyanos y numerosos visitantes llenaron un año más la famosa Corredera para disfrutar del Día de la Luz, declarada Fiesta de Interés Turístico Regional

Ana Isabel Padilla Macías

Arroyo de la Luz

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Martes, 2 de abril 2024, 11:34

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Ayer lunes, día 1 de abril, Lunes de Pascua, Arroyo de la Luz volvió a disfrutar de su día grande, el Día de la Luz, fiesta declarada de Interés Turístico Regional desde 1997 y que cada año reúne a una gran cantidad de asistentes que se dan cita en la famosa Corredera para ver las esperadas carreras de caballos.

Aunque durante toda la Semana Santa Arroyo recibe la visita de numerosos hijos de la localidad que se encuentran dispersos por distintos puntos de la geografía española y de otros países, es en este día cuando más se congregan, además de numerosos visitantes que llegan de todas partes de la región y del país, tanto para asistir como público como para bajar los 800 metros que separan la plaza de San Sebastián de la plaza de la Constitución.

En este día, la localidad, que cuenta con unos 5.600 habitantes, casi triplica su población.

A pesar de las fuertes lluvias que han marcado esta Semana Santa y de las previsiones para el día de hoy, finalmente se ha podido disfrutar de este día y alrededor de 190 jinetes y amazonas han vuelto a recorrer los 800 metros de La Corredera. Sobre las 14.00 horas unas gotas cayeron, pero apenas imperceptibles. Sí llovió más copiosamente hacia las 4 de la tarde, pero esto no fue impedimento para terminar de celebrar las carreras. La lluvia, que no duró más que unos minutos, dejó paso a la procesión con la que cada año se finaliza la mañana del Día de la Luz.

Como cada año, los cohetes comenzaron a sonar a las 7.00 horas, para despertar a todos los vecinos y anunciar que comienza su día. Desde temprano comienzan las primeras carreras de caballos, al principio en sentido contrario, desde la plaza de la Constitución hasta el Santo, siendo estas más tranquilas que las del medio día.

Ya a las 9.00 horas los jinetes, en sus caballos, subieron en procesión hasta la ermita de la Virgen de la Luz, donde se presentaron a su patrona, acompañados de un gran número de personas que se desplazaron también para asistir a la misa y posterior procesión por los alrededores de la ermita.

De vuelta en el pueblo, a las 12.00 horas en la Corredera, sonó el cohete y comenzó a avisar la megafonía de que comenzaba la carrera con el habitual mensaje de «Atención, por favor, permanezcan atentos a la salida de los caballos, no les den la espalda y no crucen la calle durante la carrera».

Las carreras se fueron sucediendo sin ningún incidente mientras la megafonía iba avisando de cada salida.

A mitad de la carrera salieron las carrozas, que se lucieron con música y su gran colorido, integradas por un gran número de personas de todas las edades.

Tras la segunda vuelta de carreras, para poner fin a esta parte de la fiesta, y después del chaparrón que amenazó la última parte de la mañana, salieron en procesión todos los caballos, desde el Santo hasta la plaza de la Constitución, precedidos por las autoridades de la localidad.

Con el fin de las carreras, la fiesta continuó en las calles y en la zona de los bares hasta altas horas de la noche, así como en la plaza de la constitución, con una discoteca móvil.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios