Borrar
A. I. Pl
El Día de la Luz; tradición, historia y devoción de un pueblo

El Día de la Luz; tradición, historia y devoción de un pueblo

Las famosas carreras de caballos volverán a recorrer la corredera entre miles de asistentes

Ana Isabel Padilla Macías

Arroyo de la Luz

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Sábado, 30 de marzo 2024, 17:36

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Los arroyanos cuentan ya los minutos para volver a disfrutar de su Día Grande, el Día de la Luz, fiesta declarada de Interés Turístico Regional desde el año 1997, que se celebrará el próximo 1 de abril, como cada Lunes de Pascua desde hace ya más de 500 años. Durante la misma, la localidad de unos 5.800 habitantes, llega a triplicar su población por la gran cantidad de visitantes que acuden cada año a disfrutar de esta fiesta.

La arena está preparada en La Corredera desde el pasado sábado, cuando comenzó a echarse para preparar el lugar para las famosas carreras de caballos.

Como cada año, la fiesta dará comienzo a las 7.00 de la mañana con los cohetes como anunciadores y a las 8.00 horas tendrán lugar las primeras carreras de caballos en La Corredera, en sentido de la Plaza hasta el Santo.

Seguidamente subirá la procesión, que llegará hasta el Santuario de Nuestra Señora de la Luz, donde se celebrará una misa en honor a la Virgen de la Luz en su día y la habitual procesión por las inmediaciones del Santuario.

Archivo. Los arroyanos arropando a su patrona antes del comienzo de las carreras de caballos. Cedida
Imagen principal - Archivo. Los arroyanos arropando a su patrona antes del comienzo de las carreras de caballos.

De nuevo en el pueblo, a las 12.00 horas, comenzarán las famosas carreras de caballos, ahora desde el Santo hasta la plaza, donde alrededor de 200 jinetes y amazonas recorrerán, un año más, La Corredera. A mitad de las carreras saldrá el desfile de las atractivas y coloridas carrozas. Tras una nueva sesión de carreras, bajará la procesión con los caballos participantes para cerrar la primera parte de la jornada y la fiesta seguirá con música en los diferentes bares y restaurantes de la localidad y en la plaza de la Constitución hasta altas horas de la noche.

A. I. P.
Imagen principal - El Día de la Luz; tradición, historia y devoción de un pueblo
Imagen secundaria 1 - El Día de la Luz; tradición, historia y devoción de un pueblo
Imagen secundaria 2 - El Día de la Luz; tradición, historia y devoción de un pueblo

Balconeras adornando las calles

Desde hace varios días, las fachadas de los arroyanos lucen engalanadas esperando la llegada de este día, como se viene haciendo cada año desde que estas fueran repartidas por el Ayuntamiento entre los vecinos.

A consecuencia de la crisis sanitaria del coronavirus, los arroyanos estuvieron dos años sin poder disfrutar de su día grande; en 2020 y en 2021. En 2021 el Consistorio repartió las citadas balconeras en todas las casas del municipio para que los hogares arroyanos lucieran en su fachada la esencia del día grande.

Desde entonces, cuando se acerca la fecha más esperada cada año por todos los arroyanos, las calles lucen estas balconeras en las que se promociona la fecha más especial para la localidad, su Fiesta de Interés Turístico Regional.

Como se explicó en su momento desde el Ayuntamiento, se elaboraron unas 3.000 balconeras con motivo del Día de la Luz, para que todos los hogares arroyanos pudieran lucirlas en sus fachadas, las cuales fueron recibidas por la población en sus domicilios de forma gratuita.

Según señalaron desde el Ayuntamiento, las balconeras «reflejan la esencia de nuestro día, con la imagen de la Virgen de la Luz, las carreras de caballos y el desfile carrozas».

Dispositivo de seguridad

Con el deseo de que esta fiesta transcurra sin ningún incidente, desde el Ayuntamiento de Arroyo de la Luz han compartido una serie de recomendaciones para los asistentes.

Como señalan, la Corredera durante el Día de la Luz es un espacio cerrado y peligroso en el que cada persona que entra debe de ser consciente de que entra en una fiesta que entraña riesgo y peligro, siendo la mejor forma de disfrutar de la misma respetando las indicaciones. Entre las recomendaciones, señalan que es importante no dar la espalda a la salida de los caballos, no irse al centro de la calle nada más pasar los caballos, extremar las precauciones a la hora de realizar fotografías o vídeos, no cruzar con caballos cerca, usar las salidas laterales de la calle y estar siempre atentos a la megafonía.

A todas estas recomendaciones para que se cumplan a título personal, se suma el gran dispositivo de seguridad que se desplegará ese día y que estará compuesto por más de 200 profesionales y voluntarios que velarán por la seguridad y el buen desarrollo de la fiesta. El 21 de febrero, el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Arroyo de la Luz acogió la Junta Local de Seguridad, copresidida por el alcalde, Carlos Caro, y el secretario de la subdelegación del Gobierno de Cáceres, José María Vivas, donde se expuso el dispositivo de seguridad para el 'Día de la Luz'.

La seguridad del día grande de Arroyo de la Luz se mejora cada año, existiendo una coordinación absoluta entre Guardia Civil, Policía Local, Junta de Extremadura, subdelegación del Gobierno de Cáceres, vigilantes de seguridad, 112 Extremadura, DYA Extremadura, trabajadores del Ayuntamiento y los voluntarios.

Además, se contará entre otros recursos, con un puesto de mando avanzado del 112 Extremadura, hospital de campaña, helicóptero medicalizado, diferentes puntos de atención sanitarias de DYA Extremadura, dos UVI móvil, ambulancias de soporte vital, médicos intensivistas, médicos expertos en urgencias y emergencias, enfermeros, técnicos…

El origen de la fiesta

Según cuenta la leyenda, un atardecer de la primavera del año 1229, en plena Reconquista y siendo rey de los cristianos Alfonso IX de León, cristianos y moros se enfrentaban en una feroz batalla cerca del Pozo de las Matanzas, en la Dehesa de la Luz. La noche se cernía sobre ellos pero la victoria no se decantaba por ninguno de los dos bandos cuando, encima de una encina, la Virgen se apareció con una gran luz que cegó a los moros e iluminó a los cristianos, dando a estos la victoria y quienes, agradecidos, levantaron una ermita en agradecimiento.

Con respecto al origen de las carreras de caballos hay varias versiones. Una de ellas es que los moros, derrotados, huían corriendo a caballo por la calle Corredera mientras que los cristianos los perseguían. Y también se habla de los cristianos corriendo por la misma calle para dar la noticia en el pueblo, de su victoria frente a los moros, anunciando en la Plaza de la Constitución al señor del castillo que ya estaban libres del yugo musulmán.

Una festividad centenaria

Son cientos de años los que los arroyanos llevan celebrando su Día de la Luz, pero no siempre se ha hecho de la misa forma. La fiesta siempre ha contado con las carreras de caballos, al menos en los últimos 100 años de historia, pero antiguamente el resto de la jornada tenía más vínculo con la Virgen de la Luz, la Luzena, con la dehesa, con la comida familiar en el pueblo durante la mediodía, espectáculos taurinos y bailes por la noche. Con los años este día quedó más relegado a la fiesta y más alejado de la devoción religiosa, de forma que desde 1930 se institucionalizó una jornada exclusiva de homenaje y acompañamiento a la Virgen en su ermita, el día de la Romería.

Así, el Día de la Luz, como recoge Francisco Javier García, cronista oficial de Arroyo de la Luz en un artículo, comenzó a celebrarse como fiesta anual y religiosa prácticamente desde el mismo instante en que los arroyanos fijaron como residencia habitual el espacio que ahora ocupan.

Tras dejar el anterior asentamiento en la dehesa y dejando la ermita y a la Virgen, los arroyanos la visitaban cada año durante la Pascua Florida, habiendo constancia en los archivos parroquiales desde mediados del siglo XVI, cuando, por ejemplo, un visitador del obispo de Coria nos describió nuestro gran día con las siguientes frases: «aviendo visitado el dicho señor Visitador la dicha hermita de la Luz y aviendose hallado en ella el segundo día de Pascua de Flores que es el día questa Villa tiene devoción de ir en procesión a ella, hallo que tenía gran necesidad de abrirse una puerta a la parte del mediodía a donde al presente tiene un altar en que solían decir misa en dicha día fuera de dicha hermita».

Se celebraba una misa de campaña y durante ese día se elegía la mayordomía para ese año. Con los años, los más adinerados dejaron de ir a pie para ir en sus mejores caballos y con sus mejores galas. Así, poco a poco, el regreso de los jinetes anunciaba que el pueblo ya había vuelto, pasando a ser un gran acontecimiento en la calle principal, la Corredera, que de llenaba de curiosos para ver su llegada. Llegaban por el Santo, al principio paseando, pero pronto las carreras cogieron velocidad llegando a todo galope a la plaza.

Así, la parte religiosa comenzaba a las 10.00 horas en la ermita con rapidez porque a las 12.00 horas los caballos esperaban en el Santo para comenzar a correr y lucirse entre los muchos vecinos que se congregaban para verlos.

Debido a la popularidad de las carreas, en alguna ocasión la asistencia a la ermita fue ínfima, por lo que se decidió dedicar un día a la Patrona, celebrándose la primera romería el 4 de mayo de 1930.

También las carrozas tienen su origen histórico. Antes de la procesión encabeza por el clero pasaban por la Corredera carros y camiones que regresaban de la dehesa, carrozas que cada vez fueron más vistosas y muy esperadas por los más jóvenes. Con los años, las carrozas comenzaron a elaborarse semanas antes en los tinaos de la localidad siendo una fiesta previa de los grupos de amigos que después participaban en el Día de la Luz con sus creaciones.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios