Gallipato. / Centro de Interpretación Dehesa de la Luz

El gallipato, un curioso habitante de la dehesa

HOY ARROYO DE LA LUZ Arroyo de la Luz

El gallipato, la especie de anfibio urodelo más grande que existe en Europa, perteneciente a la familia de las salamandras, es uno de los pobladores de la dehesa arroyana. Este curioso animal es posible encontrarlo en alguna de las 22 charcas que hay diseminadas por la Dehesa de la Luz.

Tiene unas extremidades cortas con diferentes números de dedos entre ellas, ya que tiene cuatro dedos en las manos anteriores y cinco en las posteriores. Su cabeza es ancha y muy aplanada, con un pequeño saco o pliegue gular o vocal y unos ojos pequeños y orientados de forma súpera junto con una pupila redonda.

Tiene una piel lisa y muy resbaladiza durante la fase acuática, pero que cambia de aspecto en fase terrestre y adopta una piel áspera, verrugosa y rugosa, mostrando siempre una naturaleza granulada.

Puede tener una coloración muy variante, englobando tonalidades negras, marrones oscuras, grisáceas o incluso amarillentas, pero comúnmente es parda olivácea o gris con manchas irregulares de color negro, e hileras laterales de unas 7 a 10 manchas anaranjadas o amarillas. No obstante, el vientre siempre es más claro que el resto del cuerpo independientemente de la coloración de su cuerpo.

Son animales nocturnos y discretos, así que durante el día suelen permanecer en zonas escondidas donde pasen desapercibidos, mientras que, con la llegada de la noche, muestran una mayor actividad, frecuentando las orillas e incluso zonas de tierra, pero siempre cerca del agua. Durante estas horas, se dedican a buscar alimento, ya sean invertebrados acuáticos o pequeños vertebrados (larvas de anfibios, peces,…) o, también, presas en descomposición.