Cortés, en la presentación del libro en la Feria del Libro de Cáceres. / Cedida

«Faltaba estudiar la huella que dejó Juan Ramos con su obra literaria»

Alba Bello Cortés Profesora y escritora La joven arroyana presentó su primer libro sobre la figura de su paisano, el poeta Juan Ramos en la Feria del Libro de Cáceres

Ana Isabel Padilla Macías
ANA ISABEL PADILLA MACÍAS Arroyo de la Luz

Alba Bello Cortés es una arroyana nacida en junio de 1993 que hace unos meses presentó su libro 'Juan Ramos Aparicio. Antología poética'. La escritora se graduó en Filología Hispánica, con especialización de Máster Universitario en Formación del Profesorado de Educación Secundaria por la Universidad de Extremadura y Máster Universitario en Educación y TIC e-Learning por la Universidad Oberta de Catalunya. Actualmente, cursa TSEI en la modalidad online del IES Al-Qázeres.

Por el momento ejerce como profesora de Secundaria de Lengua Castellana y Literatura en el IES San Pedro de Alcántara, en la localidad de Alcántara. También ha sido coordinadora del proyecto de Innovación de Fomento a la lectura en Extremadura, Librarium, y de la biblioteca de su anterior centro y es la vicepresidenta del Ateneo Social y Cultural de Arroyo de la Luz, así como jurado de premios literarios. Además, imparte cursos para docentes en un sindicato relacionados con la competencia digital y la innovación en educación. Desde los dieciséis años lleva presentando actos y galas culturales en Arroyo de la Luz.

–¿Quién es Juan Ramos Aparicio, a quien ha dedicado su primer libro publicado?

–Juan Ramos Aparicio es un maestro y poeta que nació en Arroyo de la Luz en un caluroso 29 de agosto de 1915. Murió en 2009. Como él mismo decía, ante todo era maestro, pero su segunda afición era la de perderse entre las letras y escribir. De hecho, sus manuscritos dejan evidencia de poemas y composiciones en narrativa. Pero aunque también escribiera narrativa, es su obra poética la que cobra una mayor importancia. En sus escritos nos dejó un gran legado con el que conocer y acercarnos a través de todas estas composiciones al contexto histórico de aquella época y de la vida rural. Para concebir el mundo poético de Juan Ramos es más que necesario tener en cuenta los diversos escenarios en los que se fraguaron su vida personal y laboral: Santa Eulalia de Oscos, Peguerinos, El Arenal, Belvís de Monroy, Herreruela, Alcántara y Arroyo de la Luz.

–¿Por qué se ha embarcado en el análisis de la obra de este poeta en concreto?

–Todo comenzó tras la obra publicada en 2015 por el historiador Francisco Javier García Carrero, 'Arroyo, mi caro Arroyo. Juan Ramos Aparicio, un pueblo, un maestro, un poeta', quién estudió el ámbito más histórico que rodeaba al poeta. Pero tras esto, faltaba por estudiar en profundidad la obra literaria de uno de esos hombres que dejaron una huella perenne en una comunidad rural. Ahí fue cuando empezó este trabajo en el que he invertido más de dos años para dar forma al trabajo literario y de investigación que se presenta en el libro 'Antología poética. Juan Ramos Aparicio'. Este estudio corresponde a ese análisis de su poética.

–¿Cómo surgió la idea concreta de realizar una recopilación de sus obras?

–Por la necesidad de conocer y bucear por composiciones cargadas de vocabulario de antaño en el que el yo poético nos sumerge y acerca hacia el simbolismo y el anhelo de temas internos e imperecederos con un tono sencillo e intimista que justifica sobradamente su personalidad, las vicisitudes y el sentir de la época desde la óptica de un maestro y poeta rural.

–¿Qué se va a encontrar el lector cuando se enfrente a la lectura de su libro?

–Los lectores podrán disfrutar de la lectura de una biografía y análisis de la obra de un poeta dividida en capítulos que le van acercan a conocer la época en la que vivió este maestro, así como su sentir por su trabajo en los diferntes destinos que tuvo durante su etapa como maestro rural. Concretamente, podrá pasear por los primeros vestigios de su obra que se localizan durante los años de la contienda armada de 19361939, seguidos de composiciones poéticas de posguerra- etapa muy marcada por sus destinos como maestro-, tras esto, sus composiciones de los años 70-80 y las de 90 al 2000 que son reflejo de sus poemas de madurez. Transcurre su vida y, con ella, resuenan en sus escritos poemas de decadencia anímica. Finalmente, se cierra la antología con sus escritos de residencia, versos melancólicos y postreros. Nuestro poeta, a lo largo de toda su obra, se reescribe en cada verso, subraya, pinta, colorea y juega con las palabras para expresar sentimientos.

–Si tuviera que resumir el libro en pocas palabras, ¿qué diría?

–Podría resumirlo diciendo que es una antología en la que en cada verso, en cada uno de los poemas que se recogen, se puede encontrar el reflejo de la intrahistoria de la vida de un docente y amante de las letras arraigado a la comunidad rural.

–¿Dónde se ha presentado el libro?

–La primera presentación del libro ante el público fue el 9 de junio, en la Feria del Libro de Cáceres. También en Arroyo de la Luz, el 20 de agosto. La última presentación del libro se realizará el sábado 23 de octubre en la Biblioteca pública de Alcántara. Con esta última presentación se cierra el ciclo de actos en los dos pueblos donde trabajó durante más tiempo como maestro el poeta Juan Ramos Aparicio. El libro se puede adquirir en la Universidad Popular y en la papelería El Kubo.

–¿Qué fue lo más complicado a la hora de enfrentarse a la elaboración del libro?

–No ha sido el tiempo, más de dos años, sino posiblemente lo más complejo ha sido trabajar partiendo como base de la obra manuscrita del poeta. Partir de un trabajo inicial con manuscritos es un lujo, pero a la vez también es sinónimo de mucha constancia y un arduo trabajo para mecanografiarla a ordenador, datarla, analizarla y comentarla, así como organizarla incluyendo también fotografías que dan empaque y significado completo a todo el libro.

–Esta es su primera publicación, ¿Le gustaría que fuese el inicio de alguna otra más?

–Nunca se sabe, es difícil hablar a largo plazo, pero quién sabe, tal vez sí.

–¿Tiene ya algún otro proyecto en marcha o en el tintero?

–Siempre hay algo que ronda.