La Virgen Dolorosa cerraba la procesión. / S. P. P.

Arroyo sale para la procesión del Jueves Santo

Ana Isabel Padilla Macías
ANA ISABEL PADILLA MACÍAS Arroyo de la Luz

Arroyo de la Luz está disfrutando nuevamente de sus tradicionales procesiones de Semana Santa, después del parón de esta tradición a consecuencia de la llegada de la pandemia del coronavirus.

En la noche de ayer, Jueves Santo, salieron dos procesiones.

La primera de ellas a las 21.00 horas, contó con una gran asistencia de vecinos y visitantes que en estos días llegan al municipio para disfrutar de las fiestas de Semana Santa.

Encabezando el desfile iban los Nazarenos o también conocidos como capuchones por su particular gorro alto que termina en pico y que van vestidos, íntegramente, del color que viste al Jesús de Nazaret, imagen que guardan.

Tras ellos, en primer lugar, iba al Cristo Amarrado a la Columna, imagen que en lugar de ir a hombros, como es habitual en la localidad sacar a las distintas imágenes, va empujada sobre ruedas.

Amarrado a la columna. / M. G. A.

Le seguía la Verónica, con el paño con la imagen del rostro de Cristo entre sus manos. Verónica, también llamada Serafina, según la tradición cristiana, fue la mujer que durante el Viacrucis tendía a Cristo un paño para enjugar el sudor y sangre de su rostro, el cual quedó impreso en la tela milagrosamente.

M. G. A.

Tras ella procesionaba el Nazareno, con otro grupo de capuchones custodiándole seguido de la banda de música municipal y, cerrando el desfile, la Virgen Dolorosa, a quien un caballero dedicó una saeta en una parada que realizaron en la calle Parra.