Catalina Durán en su consulta. / A. I. P.

La pediatra de Arroyo alerta de un aumento de procesos víricos «como antes de la covid»

Suben los casos, incluso con ingreso hospitalario, de niños con infecciones como las bronquiolitis

Ana Isabel Padilla Macías
ANA ISABEL PADILLA MACÍAS Arroyo de la Luz

«Estamos viviendo una especie de orgía de rinos, adenovirus y de VRS, que es el nombre abreviado del virus respiratorio sincitial, principal responsable de la bronquiolitis». Quien se expresa de forma tan gráfica es Catalina Durán, pediatra y coordinadora del centro de salud de Arroyo de la Luz.

La doctora Durán traza un análisis de la situación actual de las enfermedades víricas pediátricas que se traduce en una voz de alerta a la sociedad. Ello es así porque en estos momentos «están circulando los virus que había antes de la pandemia que el año pasado no circularon, ya fuera por las medidas de prevención, las mascarillas o porque, seguramente, el coronavirus ocupó todo el nicho y no dejó espacio para que otros virus circularan». Sea como fuere, «los virus que había antes como catarros, gripes, bronquitis, bronquiolitis, diarreas, vómitos... están de nuevo circulando». Lo nota ella en su consulta arroyana, en la que trabajar entraña más dificultades de lo normal, porque además de aumentar las enfermedades víricas, «ahora tenemos el coronavirus y los otros y hay que distinguirlos, lo que es muy difícil. A ojo es imposible porque los síntomas de fiebre, dolor de garganta, tos... se solapan», apostilla.

No deben ir al colegio

La consecuencia de esta situación se traduce, y en ello pone énfasis la doctora Durán, en que los niños con procesos víricos no deben ir, en ningún caso, ni a la guardería ni al colegio. «Esta recomendación sigue siendo válida en toda circunstancia, no solo por el riesgo de que el niño tenga coronavirus, aunque en Arroyo hace mucho que no hay niños contagiados, sino por todos los otros virus que también se contagian por la misma vía».

Un dato que puede reflejar la importancia de las enfermedades víricas y el aumento de los casos es que, según refiere la doctora, «hay cuatro niños ingresados en el hospital por bronquiolitis. No son de Arroyo, pero es una enfermedad grave para la que no hay vacuna».