Algunas de las piezas elaboradas por los niños. / A. I. P.

Los pequeños que participaron en las actividades de las Coles con Buche pueden recoger sus piezas de alfarería

Ana Isabel Padilla Macías
ANA ISABEL PADILLA MACÍAS Arroyo de la Luz

El pasado mes de febrero, Arroyo de la Luz recuperó su tradicional fiesta gastronómica de las Coles con Buche. En esta última edición, la degustación de este plato se trasladó a los bares y restaurantes de la localidad, como una forma de dar impulso al sector hostelero tras los duros años que han vivido a consecuencia de la pandemia.

Con dicho motivo, durante el fin de semana del 12 y 13 de febrero, se organizaron diferentes actividades para público de todas las edades.

Entre ellas, los más pequeños pudieron disfrutar de varios talleres, como uno de alfarería, en el que elaboraron distintas creaciones.

Los pequeños que participaron en el taller pueden pasar a recoger su pieza, ya cocida, por el Alfar Ramos, en la calle Derechos Humanos 1, y conocer de primera mano el taller de alfarería de César Rodríguez Ramos, uno de los tres alfareros que perduran en Arroyo de la Luz manteniendo vivo este tradicional oficio.