Pulseras que salvan vidas

Pulseras que salvan vidas

El proyecto, promovido por el profesorado, busca adquirir un desfibrilador mediante la solidaridad de los ciudadanos

REDACCIÓNArroyo de la Luz

Un paro cardíaco repentino puede sucederle prácticamente a cualquier persona, adulto o niño, en cualquier lugar, en cualquier momento y, casi siempre, sin avisar. Además, los centros docentes suelen ser lugares donde se reúnen adultos que podrían sufrir un paro cardiaco.

Dicha necesidad ha llevado al colegio Nuestra Señora de los Dolores hasta el proyecto Pulseras Salvavidas, una fórmula solidaria para adquirir un desfibrilador semiautomático (DESA) mediante la solidaridad de la comunidad educativa y de los ciudadanos.

Es una iniciativa promovida por el profesorado del colegio Ntra. Sra. de los Dolores enmarcado en un proyecto vital con el que se pretende concienciar a todos los alumnos/as, la comunidad educativa y a la población en general sobre su importancia de tener un espacio cardioprotegido para los arroyanos.

Según las estadísticas, en España fallecen en torno a 100 personas al día por parada cardiaca. La realización de un masaje cardiaco y el uso del desfibrilador en los cinco minutos posteriores a la parada cardíaca aumentan hasta el 90 por 100 las posibilidades de supervivencia.

Por este motivo y dentro de este proyecto de vida, el colegio llevará a cabo distintas acciones como la formación de primeros auxilios en el área de Educación Física y una campaña sensibilizadora a lo largo del curso escolar con la adquisición de estas pulseras para conseguir dicho DESA que estará disponible para cualquier ciudadano de la localidad.

El valor de la pulseras es de 3€ y su adquisición puede llevarse a cabo en el Festival de Navidad del colegio en el Cine-Teatro el jueves 20 de diciembre y de manera permanente en el colegio Ntra. Sra. De los Dolores haciéndoselo saber a cualquier miembro de la comunidad educativa. En posteriores días se añadirán algunos lugares más para su adquisición.

Teniendo en cuenta que las personas pasan la mayor parte de su tiempo en el trabajo, en el centro docente o en sus comunidades, disponer de desfibriladores en estos lugares ofrece enormes posibilidades de salvar vidas.