Renfe dará prioridad a la región para la llegada de nuevos trenes híbridos

Pasajeros montando en el tren Madrid-Badajoz tras bajarse del autobús en la estación de Talavera. :/J. Rey
Pasajeros montando en el tren Madrid-Badajoz tras bajarse del autobús en la estación de Talavera. : / J. Rey

La compañía inicia la compra de hasta 105 unidades de media distancia por 750 millones de euros

Álvaro Rubio
ÁLVARO RUBIOCáceres

Extremadura será una prioridad en la compra de nuevos trenes que ha iniciado Renfe. Eso significa que la región se podrá beneficiar de ellos y contribuirán a mejorar la flota actual que circula por esta comunidad autónoma. Así lo puso ayer de manifiesto el Consejo de Administración de la compañía ferroviaria.

En una reunión aprobó la licitación de compra de hasta 105 trenes eléctricos e híbridos de media distancia (43 en firme y 62 opcionales) dentro del contrato de Obligaciones de Servicio Público.

Aunque no especificó el número de unidades que circularán por la línea extremeña «porque aún es pronto», Renfe avanzó que «se priorizará su puesta en funcionamiento en zonas de especial atención como Extremadura y Teruel».

Pese a no aportar un número concreto, todo apunta a que serán cinco trenes híbridos, una cifra que el ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, anunció el pasado mes de octubre en una visita a esta comunidad autónoma.

Los trenes híbridos ruedan tanto con motores diésel como con energía eléctrica, lo que permite compatibilizar en una misma línea tramos electrificados con otros que aún no tienen catenaria. Por esa razón son los vehículos idóneos para la futura línea de altas prestaciones de Extremadura, que en su primera fase pondrá en marcha el próximo año el corredor entre Plasencia y Badajoz. Ya se han iniciado los trámites para electrificar luego ese tramo, al mismo tiempo que continuarán las obras hasta Talayuela primero y posteriormente hasta Madrid. De esa forma, habrá varios años en que la línea extremeña contará con tramos electrificados (de Badajoz a Plasencia y luego a Talayuela) y otros sin electrificar (hasta Madrid).

Importe

La licitación de los 105 trenes para distintas comunidades autónomas tiene un importe 750,878 millones de euros. No obstante, asciende a un total de 1.322,4 millones si se incluye la adquisición de piezas de parque, el mantenimiento integral de parte de los trenes adquiridos durante 15 años, el utillaje y el almacén inicial necesarios para ello, así como opciones adicionales de suministro y mantenimiento.

Más información:

En cuanto a la puesta en marcha del nuevo material, Renfe prevé empezar a recepcionar las primeras unidades a partir de los 42 meses desde el envío de la carta de adjudicación, es decir, habrá que esperar tres años y medio como mínimo.

Los trenes podrán circular a una velocidad de hasta 200 kilómetros por hora bajo catenaria y hasta 160 en líneas sin electrificar. Dispondrán de tres a cinco coches de viajeros y, según destaca la compañía, «contarán con los últimos avances en materia de accesibilidad y confort a bordo, acceso a personas con movilidad reducida, con áreas para bicicletas y carritos infantiles, así como wifi para los viajeros».

Además de esta licitación, Renfe prevé que a finales de este mes se complete la sustitución de los once vehículos de tracción diésel S-598 por unidades de la serie 599, unos trenes más modernos que aportan mayores datos de fiabilidad en el servicio. Este proceso comenzó el pasado verano y hasta el momento han cambiado ocho y faltan otros tres.

Villar:«Durante seis años ha faltado mantenimiento en las vías y más maquinistas»

«Igual que hemos tenido un deterioro de las vías por falta de mantenimiento durante seis años, tampoco ha habido una reposición adecuada de la plantilla de maquinistas a nivel nacional, no sólo en Extremadura. Eso redunda en que hay escasez de personal. Lo estamos mejorando, aunque cuesta. Necesita un proceso y estamos en ello». Así se refiere Eduardo Villar, coordinador del sistema ferroviario en Extremadura, a la situación del tren después de los acontecimientos que han tenido lugar en los último tres días.

La semana ha empezado en la región con este medio de transporte como uno de sus protagonistas. En la tarde del domingo el convoy que une Badajoz con Madrid registró una avería mecánica que obligó a 110 viajeros a cambiar de vehículo para poder continuar su viaje. Además, el lunes, el media distancia que realiza el trayecto entre la capital pacense y la madrileña salió con una hora de retraso porque el maquinista no había cumplido las horas necesarias de descanso estipuladas. Era justo la primera jornada en la que Renfe establecía un sistema alternativo debido a las obras en el tramo Humanes-Monfragüe. Hasta el 3 de junio, los extremeños están obligados a viajar en convoy y en autobús si quieren desplazarse a Madrid. Afecta a diez viajes diarios que duran 45 minutos más y se suprime el Talgo.

«Vamos a revertir seis años de abandono de la línea Madrid-Valencia de Alcántara. El objetivo es eliminar dos limitaciones a 80 kilómetros por hora, una a 60 y otra de 30 durante un kilómetro, así como adecentar dos puentes metálicos», detalla Villar.

Tras las primeras jornadas de esas obras que obligan a cortar la circulación, Villar valora positivamente el plan alternativo que han establecido. «Llevamos dos meses trabajando en ello. Hemos contratado servicios adicionales en tierra tanto en Atocha como en Fuenlabrada y Talavera de la Reina y están funcionando bien», apunta.

Dice que «el objetivo fundamental es ofrecer mejor servicio». Eso incluye reducir incidencias. Añade que «en los últimos meses se han disminuido considerablemente», aunque por el momento no da cifras concretas.